Sistemas de tratamiento de agua de lastre (BWTS): tecnologias empleadas

Sistemas de tratamiento de agua de lastre (BWTS): tecnologias empleadas
enero 13 15:30 2016 Print This Article

a tecnología aquí empleada es producto, en la mayoría de ocasiones, de los modelos en que resultan las instalaciones civiles para tratamiento de aguas municipales, así como las industriales. Todo ello adaptado al entorno del buque, principalmente disminuyendo el volumen y peso de la instalación, contemplando su resistencia al entorno marino y garantizando su operativa en condiciones de navegación, donde la instalación se encuentra sometida a los movimientos del buque.Dejando atrás el proceso de aprobación que deben pasar los sistemas de tratamiento de agua de lastre según la IMO, en lo que continúa se echará un vistazo a los procesos en los que, mayoritariamente, se basan los sistemas BWTS.

 El tratamiento de agua de lastre comprende dos grandes procesos, a saber; la separación sólido-líquido y la desinfección.

Procesos de separación sólido-liquido:

erma first hidrociclón BWTS

Sistema de decantación por hidrociclón de Erma First SA
(Imagen propiedad de Erma First SA)

Dichos procesos son de carácter puramente físico y básicamente se dividen en los que hacen uso de filtración y los que emplean hidrociclones.

Los sistemas de filtrado aquí empleados, generalmente autolimpiables, tienen una medida de malla entre los 10 y 50 µm, medida que les permite filtrar los organismos más grandes como el plancton siendo así, el material filtrante, lo suficientemente permeable como para permitir un buen rendimiento de la instalación.

 Los sistemas hidrociclón se basan en la aceleración de la sedimentación que causa el aumento de velocidad radial de las partículas sólidas. Así, se inyecta el flujo de agua a alta velocidad en un sistema que le confiere un movimiento rotacional, lo que produce una aceleración tangencial que confiere la fuerza centrífuga necesaria para la sedimentación adecuada.

Procesos de desinfección:

Los procesos de desinfección comprenden, tal como se ha adelantado, el tipo de desinfección química y la del tipo física, como sigue:

  • Desinfección química: Si bien la eficacia de los procesos químicos radica principalmente en las condiciones del agua como PH y temperatura, el mayor punto de inflexión para emplear uno u otro radica en el tipo de organismo al que ataca. Así se procede a clasificar los siguientes tipos de desinfectantes químicos empleados en BTWS:

Esquemático del sistema de ozonización Nutech O3 (Imagen propiedad de Nutech O3, Inc)

Esquemático del sistema de ozonización Nutech O3
(Imagen propiedad de Nutech O3, Inc)

Cloración y electrocloración: presenta inefectividad contra microorganismos en quistes, produciendo, por otro lado, subproductos clorados indeseables como trihalometanos, de conocidos efectos carcinógenos, e hidrocarburos clorados, generalmente cloroalcanos, de conocidos efectos sobre la capa de ozono. A efectos de no descargar un exceso de cloro libre, se emplean en algunos sistemas desactivadores como pudieran ser el sulfito de sodio o el bisulfito.

    1. Ozonización: es un proceso que genera cantidades poco importantes de subproductos dañinos. Principalmente bromatos, producidos por oxidación del bromo libre con moléculas de ozono, tienen conocidos efectos carcinógenos, principalmente los bromatos de potasio, aunque estos procesos no los disuelven en gran medida en el agua.
    2. Dióxido de cloro: si bien tienen la ventaja de su alta reactividad (superior a la del cloro) y la no generación de subproductos orgánicos clorados, la nocividad de éstos radica en los reactivos químicos que se emplean para su proceso de obtención in situ.
    3. Ácido peracético y peróxido de hidrógeno: se suministran combinados para su mayor estabilidad en el producto bajo marca comercial registrada Peraclean. De infinita solubilidad en agua, producen pocos subproductos y estables. Su peligrosidad radica principalmente en la acción directa sobre la salud humana de sus manipuladores, principalmente por entrada en las vías respiratorias.
    4. Menadiona o vitamina K3: su empleo en sistemas de tratamiento de agua de lastre está registrado bajo la marca comercial Seakleen y no se tiene una experiencia anterior sobre su empleo y efectos posteriores sobre el ecosistema para el tratamiento de aguas. De cualquier manera su manipulación es segura.
  • Desinfección física: recordemos que dicho término se aplica a las tecnologías que no añaden ningún producto (natural o sintético) al agua. Su uso y aplicación viene enteramente extrapolado de las instalaciones civiles e industriales, encontrándose las siguientes tecnologías:

quemador gas inerte BWTS

Quemador productor de gas inerte para posterior desoxigenación
del agua (Imagen propiedad de Coldharbour Marine)

    1. Radiación Ultravioleta: Tiene elevada efectividad contra microorganismos, incluidos aquellos integrados en quistes. El ultravioleta actúa sobre el ADN, donde provoca uniones covalentes que devienen en la formación de dímeros de tipo ciclobutano, lo que finalmente provoca la inhibición de la síntesis del propio ADN, causando la muerte celular. La radiación ultravioleta se obtiene de luminarias fluorescentes que emplean la ionización de gas de mercurio a baja presión para emisión de luz. De cualquier manera existen otros tipos menos comunes de obtención de dicha longitud de onda. La eficacia del proceso depende en gran medida de la transparencia del agua, y por tanto de la calidad de su preproceso. En el mismo camino debe controlarse la limpieza de los tubos de cuarzo que envuelven las lámparas a fin de evitar su opacidad. El efecto de la radiación ultravioleta puede verse potenciado, y se lleva a cabo en algunos sistemas BWT aprobados, mediante la inclusión de ozono, dióxido de titanio o peróxido de hidrógeno. Aunque ello pasaría a clasificar el sistema como dependiente de AS´s, recordemos (Active substances).
    2. Desoxigenación: si bien este proceso se puede realizar mediante agentes químicos como el nitrógeno, también existen medios físicos para su consecución como la desgasificación caliente o fría mediante absorción de CO2, la desgasificación fría mediante módulos de filtración y la desgasificación fría en vacío. La pega de este proceso reside en su tiempo de actuación, que requiere de varios días hasta que se produce la asfixia de todos los organismos contenidos en el agua. De cualquier manera puede no ser un problema en buques que realizan trayectos largos.
    3. Cavitación: también denominada microagitación, causa la disrupción de la pared celular mediante el colapso de las microburbujas causadas por cavitación hidrodinámica, que se induce al agua mediante la aplicación de ultrasonidos, generalmente en el rango de los 35 kHz. Cabe decir que este proceso requiere menor energía y tiene mayor efectividad cuanto mayor es la temperatura del agua, por lo que es importante estudiar el entorno en que opera el buque a estos efectos.

Fuente:  Santiago Ferrer Mur

  Categories:
write a comment

1 Comment

  1. consultoria wellness
    febrero 24, 11:23 #1 consultoria wellness

    Es poco frecuente encontrar a gente con conocimientos sobre este asunto , pero creo que sabes de lo que estás hablando. Gracias compartir un tema como este.
    consultoria wellness http://www.itecon.es/es/proyectos-spa-wellness.html

    Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.