Once métodos alternativos de obtener dinero para tu negocio

Once métodos alternativos de obtener dinero para tu negocio
mayo 24 20:05 2015 Print This Article

Además del tradicional prétamo bancario, el popular ‘crowdfunding’ y la ayuda por parte de amigos y familiares, existen otro tipo de medios alternativos para recaudar la tan necesaria financiación que permita poner en marcha tu empresa.

Desde abrir una boutique local hasta lanzar tu propia startup de alta tecnología, conseguir los fondos necesarios para hacer realidad tu proyecto constituye uno de los pasos más importantes en el proceso delemprendimiento. Entre estos doce medios alternativos de financiación, descritos en Tsepa, podrás encontrar la opción que mejor se ajusta a tu negocio:

Préstamos online. Recientemente, los servicios de préstamos online, como OnDeck y Kabbage, se han convertido en una alternativa popular a los créditos tradicionales. Los prestamistas online tienen la ventaja de la rapidez: una solicitud puede completarse en tan solo una hora, y la respuesta y estudio correspondiente se emiten en cuestión de días. Por el contrario, todo el proceso que conlleva un préstamo tradicional puede llevar semanas e incluso meses. En EEUU, el ex secretario del Tesoro, Larry Summers, declaró en la Lend It Conference de 2015 que esperaba que los prestamistas online financien a más del 70 por ciento de las pequeñas empresas americanas.

“Factoring” o anticipos financieros. Si no deseas pedir un préstamo, puede que te interesen otros servicios alternativos como son el ‘factoring’ y los anticipos financieros, que pueden ser de gran ayuda en los momentos difíciles de crecimiento de una pequeña empresa. A través de este proceso, una empresa cede las facturas generadas por sus ventas a una compañía de ”factoring” para que se ocupe de su gestión de cobro, solicitando el pago anticipado de dichas facturas, y obteniendo así un medio de financiación. Según Eyal Shinar, CEO de Fundbox, estos anticipos permiten a las empresas cubrir gastos en la brecha existente entre el trabajo facturado y los pagos a proveedores y contrayentes.

“Al eliminar la brecha de saldo, las empresas pueden aceptar nuevos proyectos con mayor rapidez”, declaró Sinar en Business News Daily. “Nuestro objetivo es ayudar a los propietarios a desarrollar sus negocios y a contratar a nuevos trabajadores, garantizando un flujo estable de efectivo”.

Preventa de productos. Vender los productos antes de sacarlos al mercado es una manera que suele pasarse por alto y que, sin embargo, resulta bastante eficaz para recaudar el dinero necesario en la financiación de un negocio. El emprendedor Priska Díaz consiguió recaudar 50.000 dólares para su compañía Bittylab mediante la preventa de sus biberones sin burbujas Bare. Este dinero le ayudó a comprar el inventario, y le abrió algunas puertas en el comercio minorista, así como para obtener información sobre los usuarios de su sitio web. Aunque Díaz se benefició enormemente de este medio de financiación, tuvo que superar ciertas dificultades.

“El mayor reto fue coordinar los plazos de entrega de inventario por parte de nuestro proveedor con el fin de poder empezar a dar salida a los pedidos”, dijo Díaz. “Otro problema surgió al prever el número de unidades destinadas a la preventa, ya que al final nos quedamos cortos. Ahora, que hemos pasado la etapa de preventa, hemos vendido más de lo previsto inicialmente, lo que ha originado que hayan quedado pedidos pendientes”.

Negocio paralelo. Los propietarios de negocios nuevos tienen la opción de valerse de un segundo trabajo para obtener financiación. El emprendedor Alex Genadinik utilizó los ingresos obtenidos organizando excursiones en ComeHike.com para lanzar Problemio.com, que es una compañía de creación de aplicaciones móviles destinadas a planificar y poner en marcha un negocio. Empezó organizando ‘tours’ de forma gratuita, recibiendo por ello algunas donaciones, para después empezar a cobrar por dichas actividades, cuando comenzó a comercializar su web para excursionistas.

“Lo he intentado todo antes de esto, incluyendo la monetización a través de anuncios publicitarios y llegué a estar afiliado en la reventa de equipos de excursionismo, pero requería demasiado trabajo”, dijo Genadinik. “Esta actividad me ha permitido trabajar en mi proyecto sin tener que estar pendiente de buscar inversores”.

Préstamo con garantía hipotecaria. Los préstamos con garantía hipotecaria también son una buena opción para financiar una pequeña empresa, ya que estos créditos generalmente ofrecen tipos de interés flexibles y más bajos que los tipos comerciales tradicionales.

“Los préstamos hipotecarios resultan baratos, con tipos de interés bajos”, afirma Al Engel, vicepresidente ejecutivo del Valley National Bank. “Son préstamos a bajo coste que puede controlar muy bien un emprendedor a la hora de saldar la financiación y replantearla. Tienen una enorme flexibilidad. El riesgo que se corre al poner tu casa como aval es el de la ejecución hipotecaria en el caso de que el negocio fracase o se dejen de cumplir los términos y condiciones del préstamo”.

Venta de activos. A veces, puede suceder que cuentes con un medio de financiación y ni siquiera te hayas percatado de ello. El emprendedor Hamid Saify consiguió recaudar fondos para su sociedad de intercambio de opiniones, ChoicePunch, gracias a la venta de un coche que conservaba para que sus hijos lo heredasen. A pesar de que fue una decisión difícil, Saify recaudó 30.000 dólares, que destinó a parte de la puesta en marcha de su negocio.

“He utilizado parte de ese dinero para entregar los últimos pagos a nuestros contratistas de diseño y desarrollo,” dijo Saify. “El resto lo metí en nuestra cuenta y sirvió de apoyo para actividades de marketing durante los meses de lanzamiento”.

Tarjetas de crédito. Se trata del medio de financiación de startup que se caracteriza por una mayor disponibilidad, y puede constituir una manera rápida de poner en marcha un negocio. “Una de las ventajas es que la cuota mínima de las tarjetas de crédito es muy baja”, según Ken Nickel, vicepresidente de préstamos comunitarios en Valley National Bank. “Si estás iniciando un nuevo negocio y no cuentas con muchos ingresos o no tienes demasiados gastos, puedes utilizar una tarjeta de crédito y abonar la cuota mínima”.

Sin embargo, hay ciertos inconvenientes que deben tenerse en cuenta, afirmó Nickel. Si en el inicio del negocio te surgen problemas para hacer los pagos, las tasas de interés y los costes de las tarjetas pueden elevarse muy rápidamente, y esa deuda perjudicaría la reputación de un propietario de empresa.

Business Angel. Este tipo de inversores han ayudado a poner en marcha muchas empresas importantes, como Google, Yahoo y Costco. Esta forma alternativa de inversión suele conseguirse, en general, en las primeras etapas de crecimiento de una empresa, y los inversores reciben un beneficio equivalente al 20 – 25 % aproximado de su inversión.

“La principal ventaja de un Business Angel es que ofrece un ambiente más amigable y la toma de decisiones se produce de manera más rápida para cantidades más pequeñas de [dinero]” declara Mark DiSalvo, CEO del proveedor de fondos de capital privado Semaphore. “Es probable que el inversor cuente con experiencia estratégica, y proporcione ventajas tácticas a la empresa en la que está invirtiendo”.

Capitalistas de riesgo. En el caso de pequeñas empresas que ya hayan superado la fase de puesta en marcha y cuenten con un flujo de ingresos, una inversión de capital de riesgo puede resultar apropiada. Las empresas de rápido crecimiento que ya poseen una estrategia de salida, pueden ganar hasta miles de millones de dólares, los cuales podrían utilizarse en inversiones, ‘networking’ e impulsar el crecimiento del negocio de forma rápida.

Según Brian Haughey, profesor de finanzas y director del centro de inversión en el Marist College, los capitalistas de riesgo pueden ofrecer asesoramiento al emprendedor en cuanto a las posibilidades de éxito del producto o sobre lo que se necesita hacer para sacarlo al mercado, ya que estos capitalistas se centran en sectores específicos generalmente. Sin embargo, los capitalistas de riesgo no suelen conceder mucho margen en cuanto a solidaridad con la empresa y, con frecuencia, desean recuperar su inversión en un período de entre tres y cinco años.

“Hay que devolverles su inversión, y por lo general el límite temporal es de cinco años”, dijo Haughey. “Si a tu producto le está llevando más tiempo salir al mercado, entonces es posible que los inversores de capital de riesgo no se muestren muy interesados en tu negocio”.

Ganar un concurso. En ocasiones, las empresas pueden beneficiarse de un poco de suerte. Ese fue el caso de Roberto Torres y Luis Montañez, que financiaron parte de los gastos de puesta en marcha de su empresa textil Black & Denim con lo que ganaron en una competición de planes de negocio.

“Hemos utilizado los fondos para adquirir el equipo de fabricación de nuestros productos y conseguir así hacerlos escalables, y satisfacer la demanda de producción”, declararon los propietarios. “La competición nos dio la oportunidad de aumentar nuestra producción y llegar a compañías más grandes como Stein Mart y Walt Disney World. También nos proporcionó el acceso a expertos empresariales, que nos asesoraron en cuestiones difíciles, y nos permitieron conservar nuestro patrimonio – una ventaja que habría sido muy difícil de obtener de otro modo”.

Alquilar tu casa. Es otra de las formas creativas que pueden utilizar los nuevos propietarios de negocios para financiar sus emprendimientos. Fay Johnson, fundador y editor de la revista deliberate LIFE, decidió alquilar su apartamento en San Francisco a través del portal Airbnb, con alquileres que iban de las cinco noches al mes. La decisión fue todo un éxito para Johnson, que utilizó el dinero recaudado para financiar los gastos de las primeras tiradas de su revista. Aunque la medida permitió a Johnson financiar su startup, no le evitó sin embargo, ciertos quebraderos de cabeza, como fueron las limitaciones de tiempo que todo ello le ocasionó.

“Como emprendedor, el tiempo es uno de los recursos más valiosos”, dijo Johnson. “Para alquilarlo, hay que acondicionar y limpiar el apartamento, y puesto que yo trabajo desde casa, tuve además que buscar un lugar donde trabajar durante esos días”.

Subvenciones. Si tu negocio se centra en algún campo científico o está orientado a la investigación, las ayudas del gobierno podrían servirte para financiar tu empresa. En EEUU, la SBA (Small Business Administration) ofrece subvenciones a través de la Investigación Small Business Innovation (SBIR) y de los programas de Small Business Technology Transfer (STTR). Los beneficiarios deben alcanzar los objetivos requeridos en investigación y desarrollo, y poseer un alto potencial de comercialización.

Shinar afirma que aunque no existen demasiadas desventajas ligadas a estas subvenciones, sí es conveniente leer detenidamente la letra pequeña porque se puede requerir la renuncia de parte de la propiedad intelectual. Igualmente, recibir las subvenciones también puede llevar mucho tiempo, y dependiendo del sector, la relación entre el tiempo invertido y las probabilidades de conseguir el pago puede no merecer la pena.

  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.