Importancia y usos de la evaluación

Importancia y usos de la evaluación
mayo 05 13:42 2016 Print This Article

La evaluación es uno de los elementos clave del proceso de enseñanzaaprendizaje, por el volumen de información que facilita al profesor y por las consecuencias que tiene para el docente, el alumnado, el sistema educativo en que está integrado y la sociedad (Rodríguez López, 2002: 161).

La evaluación tiene una función reguladora del aprendizaje, puesto que las decisiones que toman los estudiantes para gestionar el estudio están condicionadas por las demandas de la evaluación a las que tienen que enfrentarse (Cabaní y Carretero, 2003; Murphy, 2006). No es una simple actividad técnica, sino que constituye un elemento clave en la calidad de los aprendizajes, condicionando la profundidad y el nivel de los mismos, ya que “los estudiantes pueden, con dificultad, escapar de los efectos de una pobre enseñanza, pero no pueden escapar (por definición, si quieren licenciarse) de los efectos de una mala evaluación” (Boud, 1995: 35).

Además de la evaluación, las concepciones que tienen los estudiantes sobre los métodos y el sistema de evaluación condicionan el aprendizaje (Struyven, Dochy, y Janssens, 2005). Sin embargo, diversas investigaciones han puesto de manifiesto que la práctica de la evaluación es disfuncional y desequilibrada en muchos aspectos (Santos Guerra, 1993): sólo se evalúa al alumno, sólo se evalúan los resultados y sólo los conocimientos. Se evalúa estereotipadamente, con instrumentos inadecuados y sin informar al alumnado de las condiciones de la evaluación.

La evaluación es incoherente con el proceso de enseñanza-aprendizaje o independiente del mismo. Quizás, por ello, es el aspecto de la educación superior que más ansiedad produce entre los estudiantes y más inseguridad entre el profesorado. En definitiva, la Evaluación del aprendizaje para promover el desarrollo de competencias Lourdes Villardón Gallego 58 Educatio siglo XXI, 24 ·

Importancia y usos de la evaluación

La evaluación es uno de los elementos clave del proceso de enseñanzaaprendizaje, por el volumen de información que facilita al profesor y por las consecuencias que tiene para el docente, el alumnado, el sistema educativo en que está integrado y la sociedad (Rodríguez López, 2002: 161). La evaluación tiene una función reguladora del aprendizaje, puesto que las decisiones que toman los estudiantes para gestionar el estudio están condicionadas por las demandas de la evaluación a las que tienen que enfrentarse (Cabaní y Carretero, 2003; Murphy, 2006).

No es una simple actividad técnica, sino que constituye un elemento clave en la calidad de los aprendizajes, condicionando la profundidad y el nivel de los mismos, ya que “los estudiantes pueden, con dificultad, escapar de los efectos de una pobre enseñanza, pero no pueden escapar (por definición, si quieren licenciarse) de los efectos de una mala evaluación” (Boud, 1995: 35). Además de la evaluación, las concepciones que tienen los estudiantes sobre los métodos y el sistema de evaluación condicionan el aprendizaje (Struyven, Dochy, y Janssens, 2005).

Sin embargo, diversas investigaciones han puesto de manifiesto que la práctica de la evaluación es disfuncional y desequilibrada en muchos aspectos (Santos Guerra, 1993): sólo se evalúa al alumno, sólo se evalúan los resultados y sólo los conocimientos. Se evalúa estereotipadamente, con instrumentos inadecuados y sin informar al alumnado de las condiciones de la evaluación. La evaluación es incoherente con el proceso de enseñanza-aprendizaje o independiente del mismo. Quizás, por ello, es el aspecto de la educación superior que más ansiedad produce entre los estudiantes y más inseguridad entre el profesorado.

En definitiva, la Evaluación del aprendizaje para promover el desarrollo de competencias Lourdes Villardón Gallego Educatio siglo XXI, 24 · 2006, pp. 57 – 76 59 innovación o reforma de las aproximaciones tradicionales de la evaluación de los aprendizajes ha sido escasa y lenta (Boud, 1995). Algunos autores (McDonald, Boud, Francis y Gonczi, 2000) explicitan algunas de las consecuencias negativas de la evaluación de los aprendizajes, tal y como se ha estado llevando a cabo:

• La evaluación de los estudiantes se centra en lo que se considera fácil de evaluar.

• La evaluación estimula a los estudiantes a centrarse sobre aquellos aspectos que se evalúan, e ignoran materiales importantes no evaluables.

• Los estudiantes dan más importancia a las tareas que se van a evaluar para obtener una acreditación.

• Los estudiantes adoptan métodos no deseables de aprendizaje influidos por la naturaleza de las tareas de evaluación. • Los estudiantes retienen conceptos equivocados sobre aspectos claves de las materias que han superado.

Fuente: Lourdes Villardón Gallego

write a comment

12 Comments

  1. AMARILIS GOITIA
    mayo 06, 20:06 #1 AMARILIS GOITIA

    En la educación se considera a la evaluación como la etapa final del currículo, en donde además se debe considerar a la conducta del alumno como parte de este proceso. La evaluación de la conducta es también una buena referencia en el grado de conocimiento alcanzado si consideramos que “todo conocimiento debe generar un cambio de actitud”. Algunas ocasiones se utilizan de manera indistinta tres términos a los cuales se les atribuye erróneamente un mismo significado: evaluación, valoración y medición. Por medio de la evaluación se permite un juicio con respecto a ciertos valores; la valoración es el nivel que se alcanza en relación a las conductas esperadas, mientras que la medición es la escala de orden de acuerdo a lo que saben o pueden hacer los alumnos. La evaluación es también una guía (ya que nos da los datos necesarios) que nos permite tomar acciones concretas con el fin de corregir o mejorar nuestro accionar dentro del proceso educativo. Buscando un concepto, tenemos que evaluar significa recoger y analizar sistemáticamente una información que nos permita determinar el valor y/o mérito de lo que se hace, para facilitar la toma de decisiones con el fin de aplicar lo aprendido. La evaluación no ha venido cumpliendo su función en el proceso enseñanza-aprendizaje debido principalmente al uso erróneo que los docentes hacemos de ella, puesto que en la mayoría de las veces se confunde con la calificación de un alumno y no como un proceso básico en la educación.

    Cuantas de las veces creemos que con calificar a un alumno estamos cubriendo el proceso de evaluación. Otorgamos un numero y nos conformamos con ello, sin querer darnos cuenta que ese numero no refleja mucho de lo aprendido por el alumno y muchas veces pone de manifiesto un retroceso en nuestra labor docente.

    El realizar adecuadamente el proceso de evaluación requiere un estudio minucioso de todo lo realizado en un ciclo escolar y poder así darnos cuenta que objetivos se alcanzaron, cuales se deben modificar y cuales hay que reafirmar.

    Debemos evitar caer en el errores que ya se mencionaron y lo que es aun peor evitar convertirla en una amenaza, en un arma contra nuestros alumnos cuando por evaluar, nos concretamos a aplicar un rigorista examen, los calificamos y valoramos su conducta con el único fin de darle un numero.

    Reply to this comment
  2. RONNY JOSE CARRILLO
    mayo 06, 21:10 #2 RONNY JOSE CARRILLO

    La evaluación es el proceso dinámico a través del cual, e indistintamente , una empresa , organización o institución académica puede conocer sus propios rendimientos , especialmente sus logros y flaquezas y así reorientar propuestas o bien focalizarse en aquellos resultados positivos para hacerlos aún más rendidores, según Pérez ( 1995) es el proceso sistemático, diseñado intencional y técnicamente, de recogida de información, que ha de ser valorada mediante la aplicación de criterios y referencias como base para la posterior toma de decisiones de mejora, tanto del personal como del propio programa..
    La evaluación que además de incidir en su carácter procesual mejora la situación actual y la toma en consideración de todos los elementos intervinientes en el proceso.
    la evaluación es aplicable a distintos campos de la actividad humana, como la educación, la industria, la salud, la psicología, la gestión empresarial, la economía, las finanzas, la tecnología, entre otros. De allí que puedan evaluarse muchas actividades: el desempeño laboral de un individuo, el valor de un bien en el mercado, el desarrollo de un proyecto, el estado de salud de un paciente, la calidad de un producto, la situación económica de una organización, etc.
    La evaluación es importante para la calidad educativa, ya que arroja distintas clases de información que permiten tomar decisiones mejor informadas y entender procesos de enseñanza-aprendizaje que no son tan claros sin su aplicación.
    La evaluación de la conducta es también una buena referencia en el grado alcanzado de conocimientos, se considera que todo conocimiento debe generar un cambio de actitud.

    Según Navas (2013) En algunas ocasiones se utilizan de manera indistinta tres términos a los cuales se les atribuye erróneamente un mismo significado: evaluación, valoración y medición.

    Por medio de la evaluación se permite un juicio con respecto a ciertos valores; la valoración es el nivel que se alcanza en relación a las conductas esperadas, mientras que la medición es la escala de orden de acuerdo a lo que saben o pueden hacer los alumnos.

    La evaluación es también una guía (ya que nos da los datos necesarios) que nos permite tomar acciones concretas con el fin de corregir o mejorar nuestro accionar dentro del proceso educativo.

    Reply to this comment
  3. Carlos Emilio Ruiz
    mayo 06, 21:44 #3 Carlos Emilio Ruiz

    La evaluación es una etapa del proceso educacional, que tiene por finalidad comprobar, de modo sistemático en qué medida se han logrado los resultados anteriormente planificados. Es una de la etapas más importantes, que debe ser continua y constante, porque no basta un control solamente al final de la labor docente, si no antes, durante y después del proceso educativo, y a que esto no va a permitir conocer el material humano que estamos conduciendo, así como también nos podemos percatar de los aciertos y errores que estamos produciendo en el desarrollo del que hacer educativo. De acuerdo a los resultados de la evaluación se harán los reajustes o mejoramientos del método de enseñanza.

    Los resultados de la evaluación son también un referente concreto para analizar el funcionamiento y los procesos internos de las instituciones, y así organizar y diferenciar el grado de participación y responsabilidad de distintos actores y sectores. Además, al ajustar los Planes de Mejoramiento a la luz de los resultados de la evaluación, las instituciones pueden revisar el currículo, el plan de estudios y las mismas prácticas de aula, siempre en pro del desarrollo de las competencias básicas.
    Los resultados son entonces insumos fundamentales para tomar decisiones, fijar responsabilidades, establecer metas, definir criterios y determinar acciones que garanticen el avance en un proceso de mejoramiento coherente, pertinente y sostenible. Adicionalmente, la información que proporciona la evaluación es necesaria para que la comunidad educativa analice comparativamente las instituciones con referentes locales, regionales y nacionales, lo que permite a su vez reflexionar sobre la pertinencia de los resultados educativos en relación con el entorno.
    Es importante tener en cuenta que dúrate el proceso de evaluación se evalúa tanto estudiante como facilitador al estudiante se le evalúa: conocimientos, habilidades, capacidades o destrezas, actitudes, aptitudes, intereses y expectativas. En relación al docente o facilitador se le evalúa: Dominio del tema, trabajo grupal, así como su motivación a los estudiantes

    Reply to this comment
  4. Edith Galicia
    mayo 06, 23:45 #4 Edith Galicia

    La evaluacion en el sistema educativo adquiere sentido a medida que, permite comprobar la eficacia y posibilita el perfecionamiento de la accion docente y los metodos de trabajo que se estan aplicando.
    Maccario B.considera que en el proceso educativo la evaluaciones un acto que permite emitir juicio de valor, apartir de un conjunto de informacion sobre la evolucion o los resultados del estudiante, con el fin de tomar las correcciones que sean necesarias.
    En la practica educativa es coniderada la evaluacion como un proceso continuo de formacion centrandose en el auto aprendizaje del estudiante como un proceso de desarrollo individual.
    Debe adaptar los programas educativos a las caracteristicas del estudiante,detectar de forma oportuna sus debilidades y fortalezas e incidir en su desarrollo integral.
    Por ultimo y no menos importante,la evaluacion permite de forma sistematica e integrada en la actividad educativa un mejoramiento continuo del estudiante en todos los aspectos del desarrollo de sus capacidades,habilidades y destrezas.Aportando informacion sobre el proceso mismo y sobre los factores personales y ambientales que pueden incidir en el proceso enseñanza aprendizaje de forma satisfactoria.

    Reply to this comment
  5. CESARIN
    mayo 07, 03:56 #5 CESARIN

    Hoy, la enseñanza está al servicio de la educación, y por lo tanto, deja de ser objetivo central de los programas la simple transmisión de información y conocimientos. Existiendo una necesidad de un cuidado mayor del proceso formativo, en donde la capacitación del estudiante está centrada en el autoaprendizaje, como proceso de desarrollo personal. Bajo la perspectiva educativa, la evaluación debe adquirir una nueva dimensión, con la necesidad de personalizar y diferenciar la labor docente. Para asi, dejar de verse disfuncional y desequilibrada como lo expresa Santos Guerra en este articulo.

    Cada estudiante es un ser único, es una realidad en desarrollo y cambiante en razón de sus circunstancias personales y sociales. Un modelo educativo moderno contemporiza la atención al individuo, junto con los objetivos y las exigencias sociales.

    Las deficiencias del sistema tradicional de evaluación, han deformado el sistema educativo, ya que dada la importancia concedida al resultado, el estudiante justifica al proceso educativo como una forma de alcanzar el mismo. La evaluación debe permitir la adaptación de los programas educativos a las características individuales del estudiante, detectar sus puntos débiles para poder corregirlos y tener un conocimiento cabal de cada uno. Por tanto, es necesaria la participación de todos los actores en la construcción y optima selección de las formas de evaluarse. No puede ser reducida a una simple cuestión metodológica, a una simple “técnica” educativa, ya que su incidencia excediendo lo pedagógico para incidir sobre lo social. No tiene sentido por si misma, sino como resultante del conjunto de relaciones entre los objetivos, los métodos, el modelo pedagógico, los alumnos, la sociedad, el docente, etc. Cumpliendo así una función en la regulación y el control del sistema educativo, en la relación de los estudiantes con el conocimiento, de los profesores con los estudiantes, de los estudiantes entre sí, de los docentes y la familia, etc.

    La modificación de las estrategias de evaluación puede contribuir, junto con otros medios, a avances en la democratización real de la enseñanza.

    La Evaluación puede conceptualizarse como un proceso dinámico, continuo y sistemático, enfocado hacia los cambios de las conductas y rendimientos, mediante el cual verificamos los logros adquiridos en función de los objetivos propuestos.

    La Evaluación adquiere sentido en la medida que se comprueba la eficacia y posibilita el perfeccionamiento de la acción docente.

    Lo que destaca un elemento clave de la concepción actual de la evaluación es: “No evaluar por evaluar”, sino para mejorar los programas, la organización de las tareas y la transferencia a una más eficiente selección metodológica.

    Reply to this comment
  6. Laurys Guanipa
    mayo 10, 09:13 #6 Laurys Guanipa

    La educación conduce al desarrollo operando en la zona de desarrollo próximo del participante y consideramos que el proceso como categoría general incluye a la instrucción pero que además es necesario por lo menos, en los momentos actuales de la educación considerar que todo proceso educativo necesita ser expresado en escalas que determinen la magnitud de los resultados deseados y esto lo podemos determinar cómo momentos de la evaluación que indican en cierta forma la calidad del proceso.
    Ofrecer una definición de evaluación ha constituido un propósito de muchos pedagogos al investigar diversas cuestiones acerca del proceso de enseñanza-.aprendizaje, tanto es así que según Mariana M e Isabel Solé (1990) las distintas definiciones de evaluación tienden a concretarse en lo que pueden ser consideradas como dos polos.
    En uno de estos polos y en su acepción más extendida, se habla de evaluación para referirse a la actividad a través de la cual se emite un juicio sobre una persona o fenómeno, una situación o un objeto en función de distintos criterios.
    En el otro polo se localizan otras definiciones de evaluación en las que se evidencia una intención relacionada con la apropiación de conocimientos, habilidades, valores útiles para la toma de decisiones y la aplicación de actividades didácticas.
    Se asume críticamente un enfoque integral de la evaluación, considerándola como proceso, que trasciende su concepción como categoría didáctica, lo que le impone mayor complejidad al proceso evaluativo, pero lo hace más objetivo, multifacético y holístico.
    Según la autora Guillermina Labarrere “la evaluación se caracteriza por ser un proceso sistemático en el que se evidencian dos elementos fundamentales que son los objetivos y el contenido de la evaluación”, ajustados a este término enfatizamos en la necesidad de sistematizar la evaluación y a la vez otorgarle un carácter cualitativo en aras de garantizar el seguimiento del diagnóstico e influir además en los intereses y motivaciones de los participantes.
    Hay que evaluar los conocimientos y habilidades que se adquieran, su solidez y duración a partir del desempeño cognitivo logrado en el alumno, sus posibilidades de ser generalizado y transferido a nuevas situaciones es decir su funcionalidad, la evaluación debe ir dirigida igualmente a determinar en qué medida el aprendizaje de conocimientos y habilidades, valores realizado por los estudiantes es significativo y como logra implicarse en la formación de motivaciones, sentimientos, actitudes y valores, debe realizarse de manera sistemática, interdisciplinar e intrardisciplinar, si este propósito se logra, podrá estimularse cada vez más la formación y desarrollo de la educación.
    Debe tener un carácter predictivo por lo que debe indicar aquello que el profesional en formación no ha logrado, pero puede lograr por la acción transformadora del proceso formativo desde los postulados del enfoque Histórico cultural, con su fundador Lev Semionovich Vigotsky al que le corresponde el mérito invalorable de ser el primero en aplicar creadoramente el materialismo dialéctico e histórico a la ciencia psicológica y de haber colocado con ello “sobre sus pies” provocando una verdadera revolución copernicana en Psicología. (Shuere, M, p.57)
    Según Vigostky, L. (1987) “… una educación desarrolladora es la que conduce en sí misma al desarrollo”. Este término va delante guiando y estimulando al alumno, además le confiere un carácter socializador por tanto, un enfoque dialéctico materialista del proceso de enseñanza aprendizaje debe estar centrado en el desarrollo integral y considera la unidad de lo afectivo con lo cognitivo y educativo pero todo proceso de enseñanza aprendizaje presenta al final la necesidad de un componente evaluativo para emitir un juicio de valor, por tanto la carencia de un criterio evaluativo en función de aspectos educativos no favorece en su totalidad la vigente concepción de enseñanza desarrolladora en nuestro contexto social. Vigo ski consideró la función formativa como parte integrante del proceso y desarrollo de un programa y explica que este sirve para ayudar a todo el personal implicado en el arte de educar a perfeccionar la labor que está realizando.
    Desde la perspectiva psicológica, filosófica y pedagógica existen en nuestros días muchos aportes sobre la función social de la evaluación ya que la misma al ser insertada en un sistema mayor (la sociedad) le confiere un carácter multifuncional determinando que no existe evaluación neutral porque no hay educación neutral.
    El enfoque Histórico cultural aporta un marco teórico y metodológico de gran relevancia, para la evaluación.
    • Al considerar que la enseñanza va delante y conduce el desarrollo, aun cuando debe tener en cuenta las leyes del mismo, exige de la evaluación una función predictiva, de manera que se oriente hacia el mañana y no hacia el ayer del desarrollo psíquico y aporte información que en cierta medida anticipe el desempeño del profesional en educación.
    • El hecho de reconocer el origen social de los proceso psicológicos superiores, lo cual requiere que el profesor contextualice el aprendizaje del participante en la escuela, la familia y la comunidad, exige que las variables, dimensiones e indicadores de la evaluación exploren todos los contextos y sean ajustados acorde con el entorno social en que se desarrolla el proceso.
    • El concepto de zona de desarrollo próximo, que trasciende la descripción y valoración de lo que el participante hace, para explorar lo que puede hacer, necesita que la evaluación valore no solo el desarrollo actual, sino el potencial, lo cual representa un aspecto muy actual en las investigaciones sobre el tema.
    • El profundo conocimiento que se requiere del estado actual del participante, para poder determinar y desarrollar el proceso pedagógico en la zona de desarrollo próximo, impone la necesidad de que el diagnóstico de lo que sabe o puede hacer el estudiante resulta la base o punto de partida para el desarrollo futuro y para establecer las direcciones del mismo.
    • Si el proceso pedagógico ocurre a partir del tránsito que se produce de lo externo a lo interno, como un proceso didáctico de lo interpsicológico a lo intrapsicológico, requiere de la actividad metacognitiva del estudiante, y lo pone en condiciones de desarrollarse por sí mismo, al descubrir su lógica individual, entonces la autoevaluación se convierte en un elemento de mucha importancia si se quiere realizar una evaluación desarrolladora.
    • El aprendizaje se considera como proceso que compulsa el desarrollo de la personalidad hacia estudios superiores y requiere el diseño y aplicación de estrategias por los profesores para estimular el activismo del estudiante lo que implica, aparejado a esto, el diseño y aplicación de estrategias evaluativos que ofrezcan evidencias del desarrollo alcanzado.
    • En el proceso pedagógico, los fenómenos cognitivos, están estrechamente relacionados con los motivacionales afectivos, lo que implica que el proceso evaluativo debe explorar la personalidad en su integridad y no solamente sus conocimientos, habilidades, hábitos.
    • La propuesta de la zona de desarrollo próximo, como la que media entre el nivel de desarrollo actual del participante con la ayuda del docente, otro adulto o un coetáneo y lo que será capaz de hacer de forma independiente (desarrollo potencial), es una concepción revolucionaria que se proyecta hacia el futuro de manera óptima y que destaca no solo las potencialidades del educando, sino todo lo que puede hacer el docente y el grupo de participantes dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje por cada uno de los miembros. Este concepto que aporta L. S. Vigotsky tiene un gran valor para la presente investigación porque le ofrece la posibilidad al profesor de conocer los vínculos de desempeño cognitivo de sus estudiantes y al mismo tiempo le permite a los estudiantes autoevaluarse, ambos componentes del proceso pueden tomar las medidas necesarias para lograr los objetivos propuestos e influir adecuadamente sobre aquellos procesos que aún no han madurado totalmente, sino que se encuentran en pleno proceso de construcción.
    El objetivo de la evaluación es valorar el estado del proceso y su fin es establecer las metas y propósitos además de reconocer el rol social de la evaluación.
    “El sistema de evaluación permite conocer oportunamente los problemas del aprendizaje para que los docentes y estudiantes adopten medidas remediales con vistas a evitar fracasos irremediables”. Castro Rúz, Fidel 2004. (). ob, pág 16
    Las transformaciones a lograr en la personalidad del estudiante están sujetas a muchas acciones pero la práctica ha demostrado que los objetivos no se logran en todos los estudiantes de la misma forma, por eso el sistema de evaluación debe ser individualizado y personalizado, aunque responda a concepciones y objetivos generales. (López , F. 2004, pag 35).
    Un enfoque holístico, que considera al estudiante en su integridad, tiene sentido cuando la evaluación se visualiza de manera natural y el proceso didáctico aporta y valora información a partir de la prácticas cotidianas de trabajo, de la realización de las tareas docentes, de la comunicación entre los participantes, a fines de orientar, regular, promover el aprendizaje. Esto es predominio, a su vez, de medios informales de captación de información sobre las vías formales especialmente concebidas para comprobar resultados parciales y finales
    La evaluación, ha experimentado cambios sustanciales en la medida que la pedagogía se ha comenzado a reconocer como una ciencia y se ha sustituido paulatinamente la concepción estrecha que siempre se ha tenido de la misma. En la actualidad ha dejado de ser un instrumento de medición fría sobre un conocimiento específico ligado a métodos de enseñanza memorística y se ha llegado en convertir en una verdadera herramienta por su carácter holístico e integrador desde donde se aspira a que tanto los evaluados como los evaluadores desempeñan sus funciones sin traspasar las fronteras del escenario que le corresponde a cada uno y además se trabaja para que los resultados que se obtienen sean considerados como satisfactorios para todos los protagonistas que participan en el acto evaluativo.

    Reply to this comment
  7. jorihelys salazar
    mayo 10, 15:24 #7 jorihelys salazar

    Todo proceso de enseñanza y aprendizaje amerita un aspecto importante y es la evaluación la cual es de suma importancia puesto que permite al docente visualizar de manera cualitativa y cuantitativa el proceso de aprendizaje y sobre todo saber si realmente se está cumpliendo con el objetivo de aprendizaje o indicadores de logros que se plasma todo profesional que ejerce la función docente cuando diseña y estructura la planificación educativa, además mediante el proceso de evaluación se puede comprobar que tan eficiente está realizando y aplicando sus técnicas y estrategias de enseñanza y aprendizaje.
    Por tanto la evaluación es definida por Miguel Diaz, 2006 como “un proceso planificado, integral y pertinente a las competencias que se desean alcanzar. Se desarrolla a través de planteamiento de tareas o desafíos que el estudiante debe resolver, necesitando para ello un conjunto de conocimientos, destrezas y actitudes”.
    En este sentido la evaluación es importante en todo proceso educativo, la cual debe estar presente, ya que es un proceso organizado, sistémico que permite observar el conocimiento adquirido por los estudiantes y sus habilidades, competencias y actitudes.
    El tema de evaluación en el ámbito educativo ha tenido varios enfoques, dichos cambios aparecen cuando se hizo la Reforma Educativa en la Educación Básica del año 1996, donde ocurren cambios en la primera y segunda etapa en el proceso de evaluación de los aprendizajes, la cual quedo definida con un proceso cualitativo de carácter descriptivo, narrativo e interpretativo; de valorización continua sobre los contenidos y objetivos programáticos.
    De tal manera la evaluación no debe estar aislada de todo proceso didáctico, ya que se debe implementar al inicio, durante y al final, en otras palabras debe ser continua donde se establecen las siguientes: en primer lugar la de diagnóstico, hace referencia a los conocimientos previos que posee el estudiante y expectativas que tiene sobre la unidad curricular, en segundo lugar la formativa, debe estar presente durante todo el proceso para verificar el avance del estudiante en su proceso de enseñanza y aprendizaje y en tercer lugar la sumativa, es la que certifica la etapa determinada de cada proceso.
    En la evaluación no solo participa el docente sino que participa el estudiante por tanto, es un proceso conjunto que toma los dos actores principales que convergen en el proceso didáctico de enseñanza y aprendizaje.
    Nos solo es una actividad mecánica, técnica sino que es punto neurálgico en la calidad de los aprendizajes, por ello es importante que la evaluación se realice en torno a las competencias que debe adquirir el estudiante que tributaran a la calidad del egresado, dejando a un lado la manera tradicional como se venía evaluando, esto nos ayudaría a mejorar nuestras práctica docente y centrarnos en perfeccionar nuestros contenidos, temas, actividades y sobre todo el tipo de estrategia que estamos aplicando en nuestros espacios de saberes.
    De tal manera la evaluación de los aprendizajes tiene múltiple funciones entre las cuales se mencionan algunas de ellas:
    – Grado de logro de los aprendizajes
    – Retroalimentación del proceso de enseñanza y aprendizaje
    – Toma de decisiones para el mejoramiento
    – Certificación del saber

    Reply to this comment
  8. Rosa villanueva
    mayo 12, 18:27 #8 Rosa villanueva

    Es necesario plantear un sistema de evaluación que permita recoger información y valorar todos los resultados de aprendizaje pretendidos, de una forma válida y fiable. En segundo lugar, la competencia supone la movilización estratégica de los elementos (conocimientos, habilidades y actitudes) como recursos disponibles y necesarios para dar respuesta a una situación determinada. En consecuencia, la evaluación debe constatar la capacidad de movilizar los recursos de forma eficaz y ética para atender a una determinada demanda. Se requiere, por tanto, el planteamiento de situaciones “veraces” para comprobar la capacidad para analizar cada elemento de la situación y la respuesta que se da para resolverla adecuadamente. Por tanto, la valoración de la competencia debe realizarse a partir de la actividad que realiza el alumno. La evaluación requiere la valoración de lo que el estudiante es capaz de hacer en una determinada situación, teniendo como referencia de valoración los criterios de lo que debería hacer y cómo. El desarrollo de competencias es un proceso de aprendizaje. La evaluación de este proceso permite aprovechar las potencialidades de la evaluación para favorecer el logro de los objetivos formativos. La evaluación en la formación universitaria cumple dos funciones fundamentales; por una parte, la función sumativa de certificación de unos aprendizajes exigidos y, por otra, la función formativa para favorecer el logro de dichos aprendizajes, esto es, de las competencias o de los elementos de las competencias. Nos vamos a referir a la evaluación en su función sumativa como evaluación de competencias y a la evaluación formativa como evaluación para el desarrollo de competencias.
    Una concepción del aprendizaje como algo activo, individualizado y basado en el desarrollo cognitivo debe incorporar un sistema de evaluación a partir de la actuación activa del alumno que le permita utilizar sus conocimientos de manera creativa para resolver problemas reales. Este enfoque de evaluación requiere que el alumnado actúe eficazmente con el conocimiento adquirido, en un amplio rango de tareas significativas para el desarrollo de competencias, que permitan ensayar la realidad compleja de la vida social y profesional (Wiggins, 1990). La competencia no puede ser observada directamente en toda su complejidad, pero puede ser inferida del desempeño Se debe diseñar un contexto que refleje las condiciones bajo las cuales operará el desempeño.
    • El estudiante debe actuar de forma eficaz con el conocimiento adquirido y producir resultados.
    • La actividad debe implicar desafíos complejos, poco estructurados, que requieren juicio y un conjunto de tareas complejas. La evaluación debe estar integrada en la actividad.
    • Las evidencias son las producciones que reflejan la existencia de aprendizaje. Se procura la validez y fiabilidad de estas evidencias con criterios adecuados para calificar la variedad de productos. Un enfoque de evaluación basado en competencias es adecuado, por un lado, para asegurar que tanto el proceso de enseñanza-aprendizaje como la evaluación están guiados por los resultados de aprendizaje Evaluación del aprendizaje para promover el desarrollo de competencias Lourdes Villardón Gallego Educatio siglo XXI, 24 • 2006, pp. 57 – 76 63 de la formación para el desarrollo de competencias y la diversidad de objetivos inherente a la misma. Una concepción del aprendizaje como algo activo, individualizado y basado en el desarrollo cognitivo debe incorporar un sistema de evaluación a partir de la actuación activa del alumno que le permita utilizar sus conocimientos de manera creativa para resolver problemas reales. Este enfoque de evaluación requiere que el alumnado actúe eficazmente con el conocimiento adquirido, en un amplio rango de tareas significativas para el desarrollo de competencias, que permitan ensayar la realidad compleja de la vida social y profesional (Wiggins, 1990). La competencia no puede ser observada directamente en toda su complejidad, pero puede ser inferida del desempeño. Esto requiere pensar acerca de los tipos de actuaciones que permitirán reunir evidencia, en cantidad y calidad suficiente, para hacer juicios razonables acerca de la competencia de un individuo. Para lograr este tipo de juicios sobre la competencia se deben seguir tres principios (McDonald y col., 2000). En primer lugar, usar métodos de evaluación adecuados que permitan evaluar la competencia de manera integrada con sus criterios de realización. En segundo lugar, utilizar métodos que sean directos y relevantes para aquello que está siendo evaluado. En tercer y último lugar, basarse en una amplia base de evidencias para inferir la competencia. Los elementos esenciales de una evaluación de competencias son el contexto, el estudiante, la autenticidad de la actividad y los indicadores (Herrington y Herrington, 1998):
    • Se debe diseñar un contexto que refleje las condiciones bajo las cuales operará el desempeño.
    • El estudiante debe actuar de forma eficaz con el conocimiento adquirido y producir resultados.
    • La actividad debe implicar desafíos complejos, poco estructurados, que requieren juicio y un conjunto de tareas complejas. La evaluación debe estar integrada en la actividad.

    Reply to this comment
  9. Yulennys Moreno
    mayo 12, 21:50 #9 Yulennys Moreno

    Estoy de acuerdo con lo planteado en el tema de la importancia y uso de la evaluación, tradicionalmente se ha implementado o ejecutado de forma no acertada, ya que en lugar de evaluar competencias adquiridas por los estudiantes durante el desarrollo de alguna asignatura, se termina valorando la capacidad que este tiene para reproducir lo “aprendido” en clases, limitando al estudiante a la información proporcionada por su profesor. En la evaluación tradicional no se consideran las competencias que debe adquirir el estudiante en el curso de asignaturas ni el perfil de este como egresado y sus competencias en el campo laboral.

    En este sentido, es necesario reformular la planificación y ejecución de las evaluaciones, así como los objetivos de esta en cuanto a lo que realmente se debe medir en los estudiantes para la valoración de su aprendizaje, es decir, considerar en todo momento el saber conocer, el saber hacer, el saber ser y el saber convivir implicados en el aprendizaje y la enseñanza por competencias.

    Reply to this comment
  10. ROCA ASTRID
    mayo 12, 21:51 #10 ROCA ASTRID

    ROCA ASTRID
    La evaluación educativa, es uno de los planos más complejos en el campo del trabajo docente, ya que tiene como propósito fundamental corroborar la trayectoria de los objetivos previamente trazados con respecto al aprendizaje. Cabe destacar que la evaluación implica valorar la información, a través de la emisión de un juicio, haciéndose referencia a cualquier proceso por medio del que alguna o varias características de un grupo de estudiantes, profesores, materiales, programas u objetivos educativos, reciben la atención de quien evalúa, analizando y valorando sus particularidades y condiciones en función de criterios o puntos de referencia para emitir un juicio relevante.

    Es a partir de esta orientación que se puede hacer mención a diversas definiciones de autores que muestran la evaluación desde diversos enfoques entre ellos, Quesada (1988), que la identifica de la siguiente manera: “La evaluación es el proceso mediante el cual se emite un juicio de valor acerca del atributo en consideración; y también es el proceso que permite tomar decisiones”
    Siguiendo este esquema Carreño (1991), explica que “Evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje significa valorar (colectiva e individualmente, total y parcialmente) los resultados obtenidos de la actividad que conjunta a profesores y alumnos en cuanto al logro a los objetivos de la educación”.
    Por otra parte Olmedo, J: (1973), observa “La evaluación como actividad indispensable en el proceso educativo puede proporcionar una visión clara de los errores para corregirlos, de los obstáculos para superarlos y de los aciertos para mejorarlos “
    Sin embargo Morán,P. (1981) especifica que “La evaluación es un proceso integral del progreso académico del educando: informa sobre conocimientos, habilidades, intereses, actividades, hábitos de estudio, etc. Es un método que permite obtener y procesar las evidencias para mejorar el aprendizaje y la enseñanza “

    Es de acuerdo a esta concepciones que se indica que la evaluación es un elemento fundamental del proceso de enseñanza-aprendizaje, y es debido a esto que su importancia recae en, la posibilidad de la transformación social, mediante la identificación de todo aquello que puede ayudar a mejorar la eficacia de lo se enseña y lo que se aprende, y eso sin duda es una herramienta fundamental para el docente en la mejora constante de su trabajo ya que se encargaría de aumentar los progresos de todos los estudiantes incluidos los que tienen necesidades educativas especiales.
    Es imprescindible aclarar que una de las funciones más importantes de la evaluación es conocer lo que sucede en el aula a partir de los procesos pedagógicos empleados y su incidencia en el aprendizaje de los estudiante, reorientando cuantas veces fuesen necesarios los procesos durante su desarrollo persiguiendo también valorar el conocimiento las habilidades y destrezas que han adquirido y desarrollado en el programa académico al que están adscritos.
    Es por esto que los usos de la evaluación se encuentran englobados en lo siguiente:
    • Retroalimentar el mecanismos de aprendizaje, ofreciendo al estudiante la oportunidad de confirmar sus aciertos y corregir sus errores.
    • Dirigir la atención del estudiante hacia los aspectos de mayor importancia, conclusivos o centrales.
    • Orientar al estudiante en cuanto al tipo de respuestas o formas de reacción que de él se esperan.
    • Mantener consiente al estudiante de su grado, de su avance o nivel de logro en el aprendizaje.
    • Reforzar oportunamente las áreas de estudio en el que el aprendizaje haya sido insuficiente.
    • Asignar calificaciones representativas del aprendizaje obtenido.
    • Juzgar la viabilidad de los programas a la luz de las circunstancias y condiciones reales de operación (posibilitándose las modificaciones y ajustes a partir de evidencias de su necesidad).
    • Incrementar la calidad y como resultado, el rendimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje, a través de una revisión constante.
    En consecuencia, una de las medidas claves para el mejoramiento de la calidad en la educación, es reconsiderar los procesos de evaluación educativa a partir de la creación de instrumentos pertinentes y su aplicación sistemática, en donde la estrategia de evaluación incluya como propósito de diagnóstico, formativo y sumativo.

    Reply to this comment
  11. SOILIVI
    mayo 12, 22:23 #11 SOILIVI

    La evaluación educativa puede definirse como un proceso continuo de reunión e interpretación de información para valorar las decisiones tomadas en el diseño de un sistema de aprendizaje. esta definición se caracteriza por tres aspectos importantes el cual se describe a continuación:
     Es un proceso continuo no se interrumpe y no es algo que se hace al final de un curso únicamente.
     Es un proceso que empieza antes de que inicie la instrucción, se considera los aprendizajes previos y ellos permiten mejorar y usar estrategias adecuadas en el proceso de enseñanza
     Es un proceso que sigue hasta el final de ésta, se complementa el resultado de la meta que se pretende lograr
    Marisol Romano, (2006) señala que, atendiendo al modelo típico de clasificación moderna, la evaluación por características funcionales y formales que adopta, se divide en diagnóstica, formativa (de proceso, continua) y sumativa.
    La evaluación diagnóstica o evaluación inicial permite programar y desarrollar el curso o la asignatura en función de necesidades y posibilidades reales del grupo y de los individuos, obviando las repeticiones o carencias que se suscitan al desconocer el verdadero potencial de los y las estudiantes. es fundamental que se realice antes de iniciarse el proceso aprendizaje-enseñanza y al inicio de cada actividad o secuencia formativa (cada clase), con el propósito de determinar el grado de conocimiento o nivel de preparación que poseen los alumnos/as, antes de enfrentarse a los objetivos que se espera que logren. este evaluación satisface varias funciones como lo son establecer el nivel real del individuo y del grupo, identificar carencias o puntos flojos que es necesario reforzar antes de seguir adelante con el programa, evitar repeticiones innecesarias de objetivos que ya han sido integrados, dar soporte para la planificación de objetivos reales, adecuados a las necesidades e intereses del grupo, trabajar en el diseño de actividades remédiales, destinadas al grupo o a los individuos que lo requieran.
    Mientras que, la evaluación formativa de proceso o continua es aquella evaluación que permite orientar y mejorar el proceso de enseñanza, la cual permite obtener información valiosa sobre el avance que cada estudiante ha adquirido hasta el momento, permitiendo así detectar cuales son las debilidades o en qué punto es necesario reestructurar las estrategias que se han venido utilizando. se caracteriza por que se aplica durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, este tipo de evaluación controla el avance que el estudiante va obteniendo durante todo el proceso, puede o no ser medible, da a conocer el avance que el estudiante ha adquirido hasta el momento, permitiendo así detectar a tiempo las debilidades del estudiante y le permite al profesor identificar cuales métodos o estrategias están fallando
    Y la evaluación sumativa, es aquella que se realiza al terminar un proceso de enseñanza con el fin de conocer si se lograron alcanzar los objetivos que fueron acordados durante el inicio de ese proceso, además se encarga de comprobar los conocimientos y habilidades que los estudiantes han adquirido durante todo el proceso de enseñanza por medio de una calificación. en ella se distinguen las siguientes características: se aplica al terminar un proceso de enseñanza para dar a conocer los resultados, no solo evalúa al estudiante sino que también permite valorar si las estrategias o métodos utilizados durante el curso fueron eficientes para obtener los resultados deseados, es medible, mediante una calificación se logra averiguar los conocimientos y habilidades que el estudiante adquirió durante el proceso.
    Cada actividad evaluativa necesita un instrumento de medición que puede ajustarse; en la una evaluación diagnóstica, se considera diversidad de instrumentos para su implementación, se recomienda que este tipo de evaluación no genere una calificación, sino que sea la apreciación por representar el punto de partida. en la formativa puede ser medible o no y en la sumativa si permite generar una valoración del aprendizaje durante el proceso de enseñanza.
    Licda. Soilivi Molleja

    Reply to this comment
  12. ROCA ASTRID
    mayo 13, 17:21 #12 ROCA ASTRID

    ROCA ASTRID
    EVALUACIÓN
    La evaluación educativa, es uno de los planos más complejos en el campo del trabajo docente, ya que tiene como propósito fundamental corroborar la trayectoria de los objetivos previamente trazados con respecto al aprendizaje. Cabe destacar que la evaluación implica valorar la información, a través de la emisión de un juicio, haciéndose referencia a cualquier proceso por medio del que alguna o varias características de un grupo de estudiantes, profesores, materiales, programas u objetivos educativos, reciben la atención de quien evalúa, analizando y valorando sus particularidades y condiciones en función de criterios o puntos de referencia para emitir un juicio relevante.

    Es a partir de esta orientación que se puede hacer mención a diversas definiciones de autores que muestran la evaluación desde diversos enfoques entre ellos, Quesada (1988), que la identifica de la siguiente manera: “La evaluación es el proceso mediante el cual se emite un juicio de valor acerca del atributo en consideración; y también es el proceso que permite tomar decisiones”
    Siguiendo este esquema Carreño (1991), explica que “Evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje significa valorar (colectiva e individualmente, total y parcialmente) los resultados obtenidos de la actividad que conjunta a profesores y alumnos en cuanto al logro a los objetivos de la educación”.
    Por otra parte Olmedo, J: (1973), observa “La evaluación como actividad indispensable en el proceso educativo puede proporcionar una visión clara de los errores para corregirlos, de los obstáculos para superarlos y de los aciertos para mejorarlos “
    Sin embargo Morán,P. (1981) especifica que “La evaluación es un proceso integral del progreso académico del educando: informa sobre conocimientos, habilidades, intereses, actividades, hábitos de estudio, etc. Es un método que permite obtener y procesar las evidencias para mejorar el aprendizaje y la enseñanza “

    Es de acuerdo a esta concepciones que se indica que la evaluación es un elemento fundamental del proceso de enseñanza-aprendizaje, y es debido a esto que su importancia recae en, la posibilidad de la transformación social, mediante la identificación de todo aquello que puede ayudar a mejorar la eficacia de lo se enseña y lo que se aprende, y eso sin duda es una herramienta fundamental para el docente en la mejora constante de su trabajo ya que se encargaría de aumentar los progresos de todos los estudiantes incluidos los que tienen necesidades educativas especiales.
    Es imprescindible aclarar que una de las funciones más importantes de la evaluación es conocer lo que sucede en el aula a partir de los procesos pedagógicos empleados y su incidencia en el aprendizaje de los estudiante, reorientando cuantas veces fuesen necesarios los procesos durante su desarrollo persiguiendo también valorar el conocimiento las habilidades y destrezas que han adquirido y desarrollado en el programa académico al que están adscritos.
    Es por esto que los usos de la evaluación se encuentran englobados en lo siguiente:
    • Retroalimentar el mecanismos de aprendizaje, ofreciendo al estudiante la oportunidad de confirmar sus aciertos y corregir sus errores.
    • Dirigir la atención del estudiante hacia los aspectos de mayor importancia, conclusivos o centrales.
    • Orientar al estudiante en cuanto al tipo de respuestas o formas de reacción que de él se esperan.
    • Mantener consiente al estudiante de su grado, de su avance o nivel de logro en el aprendizaje.
    • Reforzar oportunamente las áreas de estudio en el que el aprendizaje haya sido insuficiente.
    • Asignar calificaciones representativas del aprendizaje obtenido.
    • Juzgar la viabilidad de los programas a la luz de las circunstancias y condiciones reales de operación (posibilitándose las modificaciones y ajustes a partir de evidencias de su necesidad).
    • Incrementar la calidad y como resultado, el rendimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje, a través de una revisión constante.
    En consecuencia, una de las medidas claves para el mejoramiento de la calidad en la educación, es reconsiderar los procesos de evaluación educativa a partir de la creación de instrumentos pertinentes y su aplicación sistemática, en donde la estrategia de evaluación incluya como propósito de diagnóstico, formativo y sumativo.

    Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.